60 vs 40, DE QUÉ TE QUEJAS?

Todos tenemos ese compañero-a de trabajo, que se queja de lo que tu tienes, a sabiendas de que lo que tienes lo has ganado a pulso metiendo más de 60 horas cada semana, durante años, y él o ella, solo trabaja 40 (si llega). No sé si es envidia, vagancia, una combinación de las dos . . . o alguno de los pecados capitales supurando por sus poros . . .

 

El concepto de “lo antes posible”

 

Siempre he sido así y por eso quiero retirarme pronto, este objetivo no es más que la proyección de un concepto que aplico a casi cada tarea, plan o trabajo. Entrando en más detalle, a lo que me refiero es que si hay que terminar una tarea en una semana y la puedes terminar en 6 días, mejor, no? Qué pasaría si la terminaras en 5? o 4? Podrías avanzar en otras tareas, terminar antes, poder pensar otros proyectos, e incluso descansar más, ¿Por qué no?. Al contrario de lo que muchos piensan, esta forma de trabajar acelera los procesos y pierden calidad. Desde luego esa posibilidad existe, pero la realidad innegable es que al terminar antes de tiempo se genera un margen que antes no se tenía para revisar el trabajo y asegurarse de que está elaborado correctamente. Esto no suele ocurrir si se trabaja siempre a la hora crítica, cuando el estrés apremia y la fecha límite genera mucha tensión. En muchas ocasiones esa falta de margen y la necesidad de apurar los tiempos constantemente provoca errores.

Compite contra tí mismo.

Autoimpuesto parace más llevadero . . .

 

Hablando de estrés, una de las ventajas cruciales de esta forma de trabajar es que el estrés que se sufre (este no baja con este enfoque de terminar lo antes posible), se padece de forma autoimpuesta, por propia voluntad y no por la de el supervisor de turno. Esto cambia totalmente la perspectiva, sé que es un juego mental en el que me engaño a mí mismo para pensar que nadie me aprieta, pero lo cierto es que . . . sienta tan bien terminar antes de tiempo y sentirse realizado sin que nadie esté detrás de uno mismo . . . Así que más allá de envidias de gentes vagas que se retuercen porque no son capaces de avanzar tanto como tú, lo importante es estar satisfecho con el trabajo personal.

 

Por qué no proyectarlo a la vida laboral

 

Proyectemos esto a mayor tiempo . . . un mes, un año, una vida laboral . . . imagina que puedes recortar a lo que tienes que trabajar un 10%, si una persona media trabaja 40 años (de los 25 a los 65), eso son 4 años menos. ¿Puedes ahorrar el equivalente a 4 años de gastos? Si consigues recortarlo un 20% se convierten en 8 años y tu retiro efectivo baja hasta los 57 . . . empieza a ser tentador, y así sucesivamente. Esto solo se consigue con trabajo, ahorro e inversión . . . pero sobre todo con planificación. El objetivo de retirarse lo antes posible está presente y hay que trabajar para ello todos los días, pero es posible.

Quejarse está feo, no crees?

No te quejes . . . En definitiva

 

No te quejes, sobre todo si trabajas 40 horas a la semana y no te parece “suficiente” lo que ganas o los reconocimientos que consigues. Si quieres más, trabaja más; pero no te quejes, sobre todo cuando tu compañero-a se retire 4, 6, 8 o 10 años antes que tú, probablemente puede hacerlo porque ha trabajado 60 horas y ha planificado para poder llevarlo a cabo mientras tú te quejabas . . .

Comments are closed.