DEL SIMULACRO AL SUEÑO

Hacia el sueño

 

Hace unos años escribí sobre México y las infinitas posibilidades que ofrece para retirarse, si no te acuerdas puedes releerlo aquí y aquí.

 

Siempre en el top 5 de lugares de retiro

 

La verdad es que hablaba de un simulacro de retiro, de probar para ver si podía ser un lugar donde retirarme, quizá no permanentemente, pero sí largas temporadas, la mitad o un tercio del año, sobre todo los meses de frío, ya que en muchas zonas de México ese concepto, el frío, no existe. Más allá de la comodidad de las suaves temperaturas, el bajo coste de vida, la excelente comida de calidad, el carácter abierto y afable de los mexicanos, etc. . . . la verdad es que México es una opción excepcional por todo lo que tiene que ofrecer y la hospitalidad que emana.

 

Confirmando la intuición

 

El simulacro al que me refería y que visité hace unos años ya me caló hondo y desde entonces he estado pensando en que México sería un lugar genial para pasar los inviernos, desde hace un tiempo sueño con una casita cerca del mar. Ya sé que es un tópico, un cliché y un estereotipo . . . pero hay algunos estereotipos que no tienen fin y de los que nadie se cansa nunca. ¿Quién se va a aburrir de una puesta de sol, de una casa en la playa, de un paseo a la orilla del mar? ¿Quién se cansará de eso si además no es para todo el año o para toda la vida?

 

El simulacro se ha convertido en sueño, estoy decidido a construir una casa en México para ese retiro soñado, quizá como esta:

 

Cliché . . .? Aquí no me importa . . .

 

Bueno, quizá no así, pero déjame soñar. Recuerda que hay que soñar alto: “Con los pies en el suelo y la cabeza en el cielo”.

 

¿Cuál es tu sueño?

Comments are closed.