EL CAMINO MÁS LARGO

Elige el camino más largo

El camino más largo es el que la mayoría no quiere emprender, suele ser el más difícil, el más tedioso y el menos atractivo. En estos tiempos en los que todo es rapidez, eficiencia y conseguir más con menos, el camino más corto es el que prima. A veces lo que prima es el atajo no el esfuerzo. Yo abogo por lo contrario, dejarse la piel cada día, elegir el camino más largo, aprender de cada momento y experiencia para sentir cómo mejoras a medida que avanzas en el proceso hacia tu objetivo. Muchas veces lo barato es caro, literal y metafóricamente, y el camino más corto no es el más eficaz. El atajo nos lleva a encontrarnos con obstáculos, con pérdidas y con retrasos. Sin lujos, sin estridencias, simplemente continúa, el camino y tú, cada paso dado con fuerza y con la paciencia del agua que rompe la roca.

 

El camino más largo es el título de un documental sobre la gira de Enrique Bunbury por los EEUU en pequeños teatros con poco público que, después de haber alcanzado el estrellato internacional y sin necesidad de “bajar” de categoría, decide llevar a cabo para re-aprender el valor del trabajo y del sufrimiento para lograr los objetivos, renovar los votos y la esencia de vida. Gran lección de humildad y de superación.

 

 

El camino es inmenso, la recompensa aún más grande. Disfruta del viaje.

 

¿Alguna vez has tomado el camino más corto y el atajo te ha hecho retrasarte más y perder? TAMBIÉN ES IMPORTANTE APRENDER DE LOS ERRORES.