FILOSOFÍA DEL ESFUERZO

 

Olvida cualquier plan maestro que te vaya a hacer rico de la noche a la mañana y, desde luego, aléjate de los que te prometen llenarte los bolsillos rápidamente; y teniendo en cuenta los resultados piensa si te compensa comprar suerte, hay más opciones de que te caiga un rayo estadísticamente que de ganar la lotería. Lo único que hay seguro es la planificación, el trabajo diario y la repetición de estos hábitos regularmente, frecuentemente y constantemente. La única forma que yo conozco para llegar a tus objetivos, sean del tipo que sean, es la FILOSOFÍA DEL ESFUERZO. Piensa con la cabeza para crear un plan claro, analiza lo que debe hacerse, divídelo en partes más pequeñas para que supongan objetivos alcanzables y, después, comienza el camino, paso a paso, sin desesperar en el empeño y, con la contundencia del martillo y la perseverancia del herrero, sigue golpeando el yunque sin falta.

 

 

Llegarás, tu esfuerzo te recompensará.

 

 

Esta es una de las grandes estrategias para afrontar los grandes retos de la vida. CUÉNTAME CÓMO AFRONTAS TÚ ESOS OBJETIVOS ENORMES