NUNCA ES TARDE PARA DAR LAS GRACIAS

Dar las gracias

 

No es mi cultura ni mi tradición, pero la realidad es que no solo no hace daño a nadie, sino que mejora sin duda las relaciones con los demás y, sobre todo, con la propia conciencia.

 

Dar las gracias debería ser tan frecuente casi como respirar o comer, porque sin la ayuda de seres cercanos y gentes anónimas no seríamos capaces de llevar a buen puerto casi nada, o nuestras capacidades se verían limitadas a cotas mínimas. Dedicar un día específico en el que se dan las gracias, aunque no sea algo que haya visto hacer desde pequeño, me gusta, lo entiendo perfectamente y abrazo el concepto; no tanto el pavo . . . que al final es un poco soso . . . 😉

 

Dicho esto doy las gracias a mis seres queridos en el ámbito personal y a mucha gente que trabaja co

Cuanto más mejor, da las gracias.

nmigo, todos estos apoyos emocionales y laborales son críticos para poder seguir avanzando a este ritmo. Más allá de personas, quiero dar las gracias a la cultura y, en especial, al cine, que me permite enriquecerme tanto por dentro como con los demás.

 

Esta semana se hace un alto en el camino a la jubilación para reflexionar, tomar impulso y reconocer a todos los que están ayudando a que se consiga, sean conscientes plenamente o no. Sin ellos no soy nada.

 

Comments are closed.