OBSESIONES . . . DE CINE

PI . . . El NÚMERO . . . NO, MÁS BIEN LA PELÍCULA

Hace mucho que no escribo sobre películas y para mí son fundamentales para entender la vida, incluido el retiro.

Hoy hablo de PI de Darren Aronofsky, estrenada en 1998 con un presupuesto muy bajo (apenas $60,000). Esta era su opera prima y consiguió plasmar una de las obsesiones del ser humano: los números, el dinero y la progresión económica; aunque ésta lleve a la auto-destrucción. Lógicamente, no estoy diciendo que esta película sea un reflejo de lo que estamos intentando hacer al jubilarnos lo antes posible; más bien lo contrario. Es decir, la obsesión compulsiva con los números del personaje principal le lleva al colapso total. Últimamente he estado haciendo muchos números, probablemente vosotros también, y en un instante, recordé está película y lo que me impactó ver a una persona ahogándose en su propia obsesión. Si no la has visto, vela, te advierto que no es para los tibios de corazón ni para los muy sensibles, como todas las películas de Aronofsky (recuerdas Requiem por un sueño?). Es una exageración en cualquier caso, pero no debemos obsesionarnos . . . y me lo digo a mí mismo en primer lugar.

No todo son números . . .

PI no es un modelo, de hecho es el anti-ejemplo. La película de la que hablo no busca inspirarnos, sino más bien lanzar una llamada de atención para estar tranquilos mientras avanzamos hacia nuestros objetivos. A veces nos fijamos en una cifra, en un dato, en un punto, en un detalle, como 3,1416 o como tu número mágico que te permita jubilarte . . . y la realidad es que una de nuestras mejores virtudes es la flexibilidad y la capacidad para adaptarnos. Espero no olvidarme de esto . . .

Comments are closed.