RITMO INFERNAL?

Voy a poder bajar el ritmo

 

No sé si es una pregunta que me hago a mí mismo: ¿Realmente voy a poder? O más bien un mantra que intento inculcarme: Voy a poder bajar el ritmo, Voy a poder bajar el ritmo, Voy a poder bajar el ritmo . . . La verdad es que me da vértigo y no sé cómo será la vida después de la jubilación, aunque he tratado de imaginármela en alguna ocasión. La puedes recordar aquí.

 

No para el pistón

 

 

Buscar el equilibrio

 

El ritmo de trabajo en los años más productivos está siendo bastante alto y creo que tiene algún tipo de espiral en la que se entra y es difícil parar. Al ver que puedes llevar a cabo varias tareas, y que, a pesar de que se abren numerosos frentes nuevos, se sigue siendo capaz de completarlas a tiempo y de forma efectiva. Parece que se avanza en esa vorágine y no sólo no separa, sino que se abraza para producir cada vez más.

 

Seguir con el mantra

 

Temo no ser capaz de bajar el ritmo, pero creo que si estoy mentalizándome desde ahora será un poco menos complicada la transición. Seguro que será difícil, pero es necesario hacer una pausa, tranquilizarse y ver las cosas con perspectiva para poder disfrutar al máximo la nueva etapa. Al final, ese es el objetivo, no hay que olvidarlo.

Comments are closed.